Madrid-Canadá

1 oct. 2014

Aunque tras comenzar el otoño las vacaciones de verano parecen quedar ya muy atrás, no quería dejar pasar la oportunidad de enseñaros algunas fotos de nuestro viaje a Canadá el pasado mes de agosto. Los que me seguís en Instagram ya habréis visto alguna captura, no muchas porque quise desconectar lo máximo posible. Ha sido un viaje del que hemos hablado mucho incluso antes de comprar los billetes y que nos hacía especial ilusión porque allí viven unos amigos que nos prepararon dos semanas increíbles recorriendo una pequeña parte del país del que volvimos deseando volver algún día para verlo nevado.

Cuando vives fuera sueles aprovechar todos tus días de vacaciones para visitar a la familia, así que viviendo en Londres hacía más de 3 años que no tenía unas vacaciones viajeras y no aguantaba más las ganas de aventura. Los paisajes y las experiencias han sido impresionantes y la compañía inmejorable!

Aterrizamos en Montreal con 30º de temperatura. Cómo??!! No exactamente lo que tenía en mente... Lo cierto es que tuvimos dos días de lluvia constante durante la primera semana, pero la segunda estuvo llena de días despejados y soleados. Esa misma noche nos dirigimos a Eastman, a una hora de Montreal, donde nos alojamos en una coqueta casita en el lac d'Argent. Allí disfrutamos de baños, patinetes y kayacs, desayunos continentales en el porche, caminatas, barbacoas, salchichas caseras con las que todavía sueño, quesos hechos por frailes, video mappings en bosques, conversaciones, risas y cervecitas canadienses en el césped.











A pocos minutos de allí visitamos una granja ecológica donde hicimos la compra para varios días. Un montón de verduras y frutas recién recogidas, plantas, flores y unos dueños encantadores que nos hicieron pensar a todos en liarnos la manta a la cabeza, darnos a la vida en el campo y montarnos un huerto. Allí me hice amiga de un gatito de pocas semanas que me suplicaba para que le llevara a casa conmigo. Siempre me pasa ;)










De Montreal me encantó su arquitectura, sus cafés, sus numerosos parques (de los que hacen buen uso), sus tiendas (con sus precios en dólares canadienses xD), sus habitantes y esa mezcla que tiene de muchas otras ciudades ya conocidas y que me hicieron sentir ganas de explorarla más a fondo.













Fotos: The Sad-Eyed Girl

A pesar de subir tantas fotos he decidido dividir el viaje sólo en 2 partes para que no se haga tan pesado, que si no me veo en Navidad y hablando aún del verano xD  

2 comentarios:

  1. Ojalá sea esto lo que necesitabas! Bienvenida de vuelta! Canadá... algún día! Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, a ver. Volveremos poco a poco a las andadas ;)
      Un beso!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...