La ejecución de Lady Jane Grey

13 jul. 2010

Estas semanas en Londres he podido gozar de los museos con tranquilidad. Al ser gratis puedes programar las visitas sin prisas, en varios días y volver para disfrutar de algo que te llamó la atención por encima de lo demás. 

Me ha encantado la colección de la Tate Modern y si bien es cierto, que el arte contemporáneo es la asignatura pendiente de mucha gente porque nunca nos han enseñado a mirarlo, me ha gustado descubrir cada uno de los procesos de trabajo que se observan detrás de cada una de las obras y poder palpar toda la creatividad que allí se respira.

Algo parecido me ocurrió en el National Gallery, al poder disfrutar de toda la experimentación de la que se hizo gala sobre todo a partir de finales del S.XVIII. Increíble poder ver juntos a Manet, Renoir, Monet, Pisarro, Gauguin, Rosseau, Cézanne, Van Gogh, Degas, Seurat... Increíble pensar en aquella época y en la revolución que debió suponer para el público ver ciertas obras…

Mi visita al National Gallery se ha convertido en algo que sé que voy a repetir cada vez que acuda a la ciudad del Támesis. Y es que allí fue donde me ocurrió algo que nunca antes me había ocurrido: me enamoré de un cuadro. No sé muy bien cómo sucedió pero sin duda sufrí un flechazo en toda regla y ahora sé que necesito verlo de vez en cuando. Simplemente sentarme delante de él en silencio, observar y recorrer con la mirada cada uno de sus detalles durante minutos y minutos y minutos y minutos y minutos...

Foto: aquí
La ejecución de Lady Jane Grey (The Execution of Lady Jane Grey), Paul Delaroche, 1833


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...