Balance y cierre del 2015

4 ene. 2016

Foto: ©The Sad-Eyed Girl
El mes de diciembre y el de enero siempre suponen un momento de cierta ansiedad para mí. Son los meses en los que se hace balance y salen a relucir todos esos planes que, una vez más, no cumpliste en el año que acaba. Este año, sin embargo, me lo he intentado tomar de manera diferente y fijarme no en aquello que no he cumplido sino en aquello que sí he hecho. Y hay que ver cómo cambian las cosas cuando te centras en lo que has llenado el vaso en lugar de en el espacio que aún queda vacío por llenar. El 2015 pasará a mi historia personal como el año en el que decidí empezar a mimarme, aprender a ser menos dura y exigente conmigo misma y a felicitarme cuando consigo algo. No podemos evitar que sucedan cosas que no esperamos pero no puedo negar que el 2015 ha sido un año bastante bueno, aunque no empezara como una gran promesa. Y todo esto porque...
El 2015 fue el año en el que empecé en serio a afianzar una relación familiar que ha estado durante años muy necesitada de cariño y conversación. Porque juzgar es muy fácil, pero difícilmente se juzga de forma justa si no inviertes tiempo en conocer a la otra persona.

El 2015 fue el año en el que logré 2 "ascensos" laborales y me halagaron más que nunca en el trabajo. ¡Y qué bien sienta!

El 2015 fue el año en el que decidí desprenderme de las inseguridades y empecé los cimientos, junto con otra persona , de un proyecto tras el que he ido muchos años y con el que sólo me permitía soñar.

El 2015 fue el año en el que mis manos tomaron contacto por primera vez con el barro y me enfrenté a ello de la mejor manera que se puede hacer: sin esperar crear grandes cosas, sólo por el gusto de hacer algo distinto que me apetecía y disfrutarlo. ¡Ya estoy deseando sacar un hueco para retomar las clases, que el trabajo me lo ha puesto complicado últimamente!

El 2015 fue el año en el que tuvimos la oportunidad de viajar a México y conocer una pequeña parte de un país y una cultura increíbles. Además, hice el pez más que nunca! Los posts están por llegar.

El 2015 fue el año en el que adoptamos a 2 gatitos que me devolvieron los recuerdos y las risas que supone vivir con felinos.

El 2015 fue el año en el que por fin recibí mi "Finde en Granada" que me habían regalado hace dos cumpleaños y pude pasear con calma calle arriba y calle abajo con el frío en la cara, tapear y tomar cervezas hablando del futuro con mi persona favorita.

Y algo grande de lo que me siento muy orgullosa:
El 2015 fue el año en el que después de muchos años decidí invertir en mí y busqué una terapeuta que me ayuda día a día a aceptarme por encima de todo y a hacerme conectar más con mis emociones. Que de emociones voy sobrada, eso sin duda, pero me había estancado a la hora de expresarlas.

Seguro que vosotros también habéis hecho balance y espero que haya sido igualmente positivo y si no lo ha sido ¿sabéis qué?, que entonces no queda otra que hacer borrón y cuenta nueva, no olvidar lo aprendido y empezar el 2016 con más ganas y energía que nunca porque estoy segura de que lo bueno está esperando a la vuelta de la esquina ;) ¡¡Feliz 2016!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...